Si estás leyendo esto, probablemente ya estés bastante familiarizada con el colágeno. Esta proteína, la más abundante del cuerpo, es responsable de la salud de la piel, las uñas, los huesos, las articulaciones y otros tejidos.

La cuestión es que nuestra dieta actual no proporciona mucho colágeno (si es que lo hace), y nuestra capacidad de producirlo disminuye a medida que envejecemos. Por eso los defensores del bienestar han estado incorporando a sus dietas suplementos de colágeno. Las que los consumimos amamos como nos ayudan a mantener las articulaciones en perfecta forma, mejorar el cabello o a alisar la piel.

Añadir colágeno a tu rutina puede mejorar tu salud de varias maneras, pero resulta que puede hacer su trabajo aún mejor cuando se combina con ciertos nutrientes. Acá te contamos cinco de los mejores amigos del colágeno; tenlos en mente la próxima vez que mezcles un batido de colágeno en polvo o que tomes tu suplemento diario.

1. Vitamina A

Para producir colágeno, nuestro cuerpo utiliza ciertos aminoácidos, junto con vitaminas y minerales como la vitamina A, la vitamina C y el cobre. Se sugiere tomar suplementos de colágeno junto con las vitaminas que nuestros cuerpos usan para producirlo naturalmente, para obtener algo así como 'un doble colágeno'. La vitamina A, por ejemplo, no sólo ayuda a la producción de colágeno, sino que también apoya la función inmunológica, la visión y la piel sana. 

Encontrarás vitamina A en alimentos como las batatas, el repollo, los frutos del bosque y las carnes, ¡así que probá consumir arándanos o frutillas junto a tus suplementos de colágeno! También podés optar por betacaroteno (como el que tiene la zanahoria), que nuestro cuerpo puede convertir en vitamina A según sea necesario.

2. Vitamina C

Al igual que la vitamina A, la vitamina C apoya la síntesis de colágeno en el cuerpo, por lo que la combinación de colágeno con alimentos ricos en vitamina C o con un suplemento de vitamina C es muy beneficioso. De hecho, un estudio publicado en el International Journal of Cosmetic Science descubrió que la vitamina C aumenta el poder rejuvenecedor del colágeno para mantener un cutis uniforme, brillante y flexible.

Podés tomar tu colágeno junto con un suplemento de vitamina C o alimentos con contenido de vitamina C como cítricos, pimientos, brócoli o frutillas para obtener los beneficios.

3. Zinc

El zinc es otra molécula que se requiere para la síntesis de colágeno. El problema es que las personas mayores y cualquiera que esté bajo mucho estrés (la mayoría de nosotras...) tienden a tener bajos niveles de este mineral.

Se puede encontrar zinc en alimentos como la carne vacuna, las semillas de calabaza, las espinacas, las sardinas, el arroz integral y el germen de trigo. Si estos alimentos no son habituales en tu dieta, considerá la posibilidad de tomar un multivitamínico que contenga zinc junto con tu suplemento de colágeno.

4. L-Arginina

El aminoácido arginina apoya la acumulación normal de colágeno en el cuerpo, y puede ser especialmente útil para el colágeno de nuestra piel. Un artículo publicado en The Journal of Nutrition sugiere que la síntesis de colágeno necesaria para la curación de las heridas depende de una nutrición adecuada, y en particular de una ingesta adecuada de arginina.

La arginina también es conocida por su capacidad de aumentar la producción de óxido nítrico, una sustancia química que relaja nuestros vasos sanguíneos para aumentar el flujo sanguíneo y transportar más oxígeno, proteínas y otros nutrientes a nuestro corazón, cerebro y músculos. Este aumento del flujo también favorece la producción de colágeno, porque cuanto mejor sea el flujo sanguíneo, mejor y más rápido podrá el cuerpo crear nuevas células.

La arginina se puede encontrar en huevos, productos lácteos, carne  vacuna, aves de corral, pescados y varios tipos de nueces y semillas. Considerá esto como una invitación a añadir una o dos nueces a tu próximo batido de colágeno.

5. Ácido hialurónico

El ácido hialurónico se encuentra junto al colágeno en los tejidos conectivos de su cuerpo, y ayuda a unir el colágeno con otra proteína, la elastina, que le da a su piel su estiramiento. Dado que el ácido hialurónico también tiene propiedades hidratantes, la falta de este ácido puede provocar que la piel se vea opaca, seca y sin vida.

Dado que el colágeno y el ácido hialurónico trabajan juntos para mantener la piel joven, se recomienda combinar el colágeno con un suplemento de ácido hialurónico, o magnesio, que se encuentra en espinacas, almendras, chocolate negro, aguacate y algas marinas, y se ha demostrado que aumenta la producción de ácido hialurónico. 

 

PRODUCTO RECOMENDADO PRODUCTO RECOMENDADO
Suplemento de Ácido Hialurónico Suplemento de Vitamina C

 

(Visitado 971veces, 2 visitas hoy)

Compartí Este Artículo: